Calle 106 # 49-15 Cons. 4. Bogotá
Citas: 300 292 90 69

LLegada de nuevo hermanito: felicidad o traumatismo?

#

A pesar de la alegría que sienten los padres ante la llegada de otro hijo, es frecuente que la madre sienta que está traicionando el amor de su primogénito y que nunca podrá querer tanto a su segundo hijo como quiso al primero.

Sentimientos de la madre ante el nuevo embarazo.

Esta sensación va desapareciendo a medida que avanza el embarazo.
Para el hermano mayor la llegada de un hermanito puede generar angustia y resentimiento ya que el nuevo bebé va a requerir mucha atención de los padres.

Se debe preparar al niño mayor para la llegada del recién nacido, por esto es muy importante como se da la noticia del embarazo, integrar al niño durante todo el proceso y como presentarle al bebé cuando nazca; de esta manera se aliviarán sus temores y será más fácil que todos disfruten la llegada del nuevo bebé.

Es normal que el niño tenga cierto grado de regresión en las primeras semanas. Todo esto es producto de los celos, manifestación emocional que se traduce en conductas absolutamente normales en el niño pequeño ante la llegada de un nuevo hermanito. Hasta ese momento ha recibido todo el afecto y la atención de los padres con exclusividad y de repente sus figuras de apego e identificación dejan de prestarle toda la atención.

Estas conductas pueden ser por ejemplo: volver a los pañales, usar de nuevo biberón, desobediencia, oposición o negativismo hacia la autoridad paterna, tristeza, llorar con facilidad. En lo posible hay que dejar que haga lo que desee siempre recalcándole el papel de hermano mayor.

Las manifestaciones de celos serán diferentes según la edad del niño. Cuanto más pequeño sea, será más difícil, ya que posee menos herramientas para manejar la situación y adaptarse a ella. Hasta los 6-7 años el egocentrismo predomina en su afectividad, y por ello le costará mucho ponerse en el lugar de los otros. Por otro lado, cuanto más pequeño, mayor es la dependencia con respecto a sus padres.

Al parecer los varones son más celosos e introvertidos por lo que les resulta más difícil superar esta situación.

Influyen otras variables como la existencia de otros hermanos, el clima o el ambiente familiar, y son estos factores sobre los que se pueden influir.

Consejos para que el hijo mayor acepte la llegada del nuevo hermanito:

Elegir el momento adecuado para contarle de su nuevo hermanito.
Algunos padres deciden informarlo desde el momento en que saben la noticia del embarazo, otros esperan hasta el final del primer trimestre.La forma como se explique dependerá de la edad y el grado de maduración.

Explicar claramente todas las inquietudes que tenga.
Las preguntas de curiosidad del mecanismo del embarazo deberán ser explicadas de acuerdo a la edad y maduración del niño, es útil mostrarle libros sobre el desarrollo fetal. Se deben resolver sus inquietudes acerca de cómo se desarrolla el bebé intraútero, tratando de buscar términos que el pueda comprender. Se debe permitir sentir los movimientos del bebé, invitarlo a que le hable, lo bese y lo abrace, sin forzarlo si no lo desea.

Preguntarle que es lo que espera de su hermanito.
Se deben conocer sus expectativas ante el nuevo bebé, muchas veces se desilusionan por ejemplo cuando se dan cuenta que no es el compañero de juegos que esperaban y lo ven dormir la mayor parte del día.
Si el niño expresa un sexo en especial se le debe explicar las ventajas de cada uno y el hecho de que no se puede escoger.

Relacionar el momento del nacimiento con eventos futuros.
Para que los niños comprendan más fácilmente cuando llegará su hermanito, se debe relacionar la fecha con algún evento especial según la época del año.

Explicar el mundo de los recién nacidos.
Es de ayuda mostrarle al niño fotos de cuando era bebé. Inventar juegos relacionados con bebés, y si es posible llevarlo a visitar amigos o familiares donde hayan otros recién nacidos para que ellos se den cuenta como se alimentan, como duermen, etc.

Llevarlo a la consulta con el obstetra.
Se puede llevar a la consulta del control prenatal para que escuche los latidos del corazón, incluso a que conozca la clínica donde va a nacer el hermanito.

Involucrarlo en los preparativos.
Permitirle al niño formar parte de los preparativos. Puede ayudar a escoger la ropita y juguetes del bebé, a decorar el cuarto, incluso a pensar en el nombre del hermanito y dependiendo de su edad se le puede explicar el significado de cada nombre.

Explicarle con anticipación quién lo cuidará el día del parto.
Esta es una pregunta muy frecuente para los niños. Se les debe explicar quien lo va a cuidar ese día mientras los padres están en la Clínica.

Consejos para cuando nazca el bebé:

Dedicación exclusiva al niño cuando va a visitar al hermanito por primera vez.
Si en la clínica se permiten visitas de niños, se debe intentar que sea uno de los primeros visitantes para que conozca al hermanito y sepa que se encuentran bien. La madre se le debe dedicar al niño en esa visita.

Tener a la mano algún regalo de parte del bebé para su hermano mayor e incluso partir una torta de cumpleaños para celebrar la llegada del bebé ayuda al niño mayor a entender por qué el pequeño tiene tantos regalos.

No modificar su rutina diaria.
Si en la casa hay que hacer algún cambio para acomodar al recién nacido es conveniente hacerlo con mucha anticipación y con su ayuda para evitar confusiones.

En lo posible se debe evitar cambiar la rutina diaria del niño.

Si se va a realizar algún cambio drástico en su rutina diaria como mandarlo al jardín, entrenarlo para ir solo al baño o destetarlo, se debe hacer lo más pronto posible para que no exista conexión alguna con la llegada del bebé. Si no se ha hecho dos meses antes de la fecha del parto, se debe posponer para dos o tres meses después de que haya llegado su hermano.

Pedirle que ayude a cuidar al bebé.
De acuerdo a la edad del niño, se le debe pedir colaboración en los cuidados del bebé, por ejemplo: guardar los pañales, cantarle canciones para dormirlo.

Si el niño ignora por completo al bebé no se le debe forzar situaciones. Cuando él lo considere se acercará solito.

Dedicarle todo el tiempo posible mientras no se tenga que cuidar al bebé.
Es importante compartir los cuidados con el padre, para que el niño sienta que tiene a uno de sus padres con la total atención exclusiva para él.

Comentarios

Comentarios

También te interesa: